febrero 19, 2012

Vendería mi alma al diablo por verte sonreír.

Se acercaba la medianoche, la fiesta estaba más animada que una hora atrás y él estaba cansado de saltar al ritmo de la música. Nunca había sentido pertenecer a este tipo de fiestas y, ni mucho menos, a ese tipo de música que te provocaba dolor de cabeza al minuto. 
Al salir, vio que alguien se balanceaba en el columpio del jardín; una silueta perfecta y solitaria. Decidió acercarse. Era ella, la dueña de su alma. A menudo que se iba acercando, preguntaba:


– Eh, chica guapa, ¿qué estás haciendo aquí sola? – él paró para mirar su cara de cristal entristecida –, ¿por... por qué lloras? – se sentó a su lado sin dejar de contemplarla. 

– Lo cierto es... He estado pensando mucho en lo que tenemos tú y yo. No estamos equilibrados; tú eres perfecto, yo desearía serlo. Siempre he pensado que no era lo suficientemente buena para ti... Yo no te merezco.


Paró un segundo, y otra lágrima saltó de cada uno de sus profundos ojos cristalinos. Él, al ver la profunda tristeza que inundaba el pequeño cuerpo de su mujercita, pretendió cambiar esos ideales:


– No. Me niego a escuchar ese tipo de cosas. Es totalmente irreal y tanto tú como yo sabemos que eres la adecuada – se levantó con un gesto brusco, la cogió de las manos y la puso en frente de él –. Mira, yo estoy hecho a tu medida. Bajaría la Luna e iluminaría la noche si tú me lo pidieras. Algún día, tiempo atrás, soñé que encontraba a alguien que cambiaba mi vida y me hacía sentir especial. Mas sólo soñaba, pues sabía que estaba sólo en este jodido mundo. Y llegaste tú y rompiste todos los esquemas. Y, ¿sabes algo? Nunca he pensado en la vida eterna, en vivir para siempre sin la preocupación de que aceche la muerte. Pero por ti vendería mi alma al diablo y me condenaría a la inmortalidad sólo por verte sonreír.

2 comentarios:

  1. No tengo más palabras, precioso.
    Un beso y caramelos de colores.

    ResponderEliminar
  2. Necesitaba comentar aquí y decir que es simplemente mágico :)
    ¡Miaus de leche para tí!

    ResponderEliminar

(leave a light, a light on)