diciembre 12, 2010

Aún queda la esperanza.

Aunque el mundo se destruya, aunque el suelo caiga y las estrellas exploten. Aunque tu sonrisa no sea la mejor y que estés destruida por dentro. Aunque ya no te queden fuerzas y hayas perdido las ganas de luchar. Aún así, busca un soporte, algo sobre lo que sostenerte. 
Aunque nadie te escuche y todos te ignoren, aunque el universo se haya enfadado contigo y ya no le queden razones para creerte. Aun siendo la más pequeña e indefensa de todas las personas del mundo, aunque tengas que caer una y otra vez. Aún así, sonrie, muestra tu belleza interior. Aunque no tengas idea de cómo es tu vida, de como eres, de como es todo. Aunque no te pares tanto a pensar, aunque no sepas el porqué de las cosas. Aún así, sigue soñando, realza tu vida. 
Aunque tengas una única teoría, aunque no sepas que hacer en momentos de histeria, aunque tengas que preguntar y vagar buscando respuestas. Aunque explote tu interior y el Sol te mienta. Aunque nadie te mire, nadie te acompañe, nadie te recuerde. Aún así, levántate y sigue andando, construyendo tu camino.
Aunque jamás tengas una oportunidad y tu alrededor se desplome, aunque nadie sepa qué dices o cómo de loca estás. Aunque nadie mida tu capacidad interior, ni tu amabilidad, ni tu cariño, ni tu amor. Aunque alces la voz y  nadie te entienda. Aunque seas alguien diferente, rara, no común. Aún así, sé siempre tú, no te dejes engañar y vive a tu manera.
Porque aunque nada sea lo que parece, y todo el mundo no gire a tu alrededor, siempre hay algo por lo que seguir adelante, algo por lo que no pararse nunca y mantener la cabeza alta. Siempre hay algo que te ayuda a vivir, que te empuja hacia adelante. Porque aunque no entiendas los enigmas de este mundo, aún queda la esperanza.

Soñar, vivir, pensar. 
Mantén viva tu esperanza.

-Marisol-
© Nazaret&Marisol / Only hope blog.


1 comentario:

(leave a light, a light on)