abril 02, 2012

Recuerdo tu sonrisa, tus manos, tu cuerpo

Aún recuerdo el sonido de tu voz. Recuerdo como la armonía que producías al pronunciar tan delicadamente cada palabra me hacía estremecer. Recuerdo la explosión de emociones que me producía, y aún no puedo creer que la última palabra melódica fuese un "adiós". La única sensación que provocó entonces tu voz fue la explosión en diminutos y múltiples pedazos en los que mi corazón quedó destrozado. Cambió la armonía, cambió mi visión de la vida y cambió el color del cielo, entonces poblado por nubes oscuras. Encendiste tu voz para apagar la mía. Y se apagó mi mundo. Aún recuerdo tu pelo mojado cuando el cielo comenzó a llorar, tus mejillas enrojecidas y el sonido de tu respiración entrecortada. Me gustaba verte mojado, bajo la lluvia. Me convencí de que lo que recorría tu cara era lluvia, y no lágrimas. Odiaba ver como tus ojos verdes se inundaban de una tristeza profunda. Mi interior empezaba a doler, era "como si algo me estuviera perforando el pecho". No entendía el por qué de tu partida, ni tampoco el por qué de tu tristeza. Murió una parte de mí, y la otra se fue contigo.
Aún recuerdo tu olor intenso humedecido. Recuerdo tu sonrisa, tus manos, tu cuerpo. Tus zapatillas desgastadas y tu forma de caminar. El sonido de tu corazón bombeando fuertemente contra mis dedos. No existía mejor sonido para mí que la mezcla entre el silencio y el golpe fuerte de tu sangre en cada latido. Podía sentir el calor que producía al recorrer tus venas.  Eras mi perfecta fuente de calor en los días más fríos. 
Recuerdo el momento en el que tu voz pronunció con dificultad esa palabra que rasgó con cada letra mis entrañas... Y desde entonces sólo vivo de recuerdos.

10 comentarios:

  1. Es tan...delicado, tan perfecto. Me ha hecho sentir todo ese sentimiento que en texto se narra. La frase "como si algo me estuviera perforando el pecho" tan Bella...No tengo palabras para describir lo maravilloso que es. Mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Lo que duele no es decir adiós, sino los recuerdos que quedan al marcharse. Curioso, elegante... mágico, de esa magia que tienes dentro y que nunca dejará de sorprenderme.
    Me alegro de que hayas vuelto cargada de cosas tan bonitas como esta. Muy hermoso, Mer. Me quito el sombrero (bohemiamente) ;)

    ResponderEliminar
  3. Vivir de recuerdos es algo mágico, y más, si esos recuerdos son especiales y bonitos. Que dulzura, que delicadeza desprendes tus letras. Qué bello :):)

    (mimos con azúcar para ti)

    ResponderEliminar
  4. Es genial, muy mágico y cargado de sentimientos ! :)
    Muacka!

    ResponderEliminar
  5. Asombrosa es la capacidad que tienes para convertir algo tan triste en algo tan bello...

    Besos de esquimal

    ResponderEliminar
  6. "Me convencí de que lo que recorría tu cara era lluvia, y no lágrimas" (L)
    Precioso.
    Un beso enorme bonita :)

    ResponderEliminar
  7. No hay nada que duela más que vivir de recuerdos... sobre todo si un día viviste de momentos mágicos como el que describes.

    ResponderEliminar
  8. Me has pillado en un mal momento sentimental mío, así que con decirte que al leerlo se me han llenado de lágrimas los ojos... en fin, que lo digo todo. Ha sido mágico, no sé, genial (sí, he marcado en la casilla de mágico)
    P.D: hacía mucho que no volvía por blogger, examenes y tal, pero te agradecería si pudieras volver a pasar por mi rincón.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito y a la vez tan triste. Seguro que algún día conocerá a alguien y dejará de vivir de esos recuerdos tan felices (y tan dañinos).
    Besos neoyorkinos muy fuertes.

    ResponderEliminar

(leave a light, a light on)