abril 11, 2012

El cielo no desaparece aunque los pájaros no vuelen en él.

...a veces, el mundo empequeñece, las sonrisas desaparecen y el cielo se vuelve gris; 
a veces, las palabras se vuelven mudas, se desata la cordura y nadie tiene nada que decir; 
a veces, la locura gana la batalla, no sale el Sol de madrugada y la Luna no viene al cielo a morir;  
a veces, las nubes tornan oscuras, la lágrimas caen serenas y puras y las estrellas no quieren salir; 
a veces, el mar pierde la calma, el tiempo en momentos se para y la vida parece ser feliz; 
a veces, la música se convierte en silencio, las notas vuelan con el viento y la melodía vuelve a fluir; 
a veces, una parte del universo estalla, la muerte gana su batalla y alguien ya no volverá a sentir; 
a veces, la pasión queda encarcelada, la tristeza colecciona otra alma arrebatada y un corazón desecho que no volverá a latir; 
a veces, las calles presencian la lujuria, miles de besos bajo la lluvia y personas apagadas sin deseo de vivir; a veces, el mundo pierde la esperanza, la gente no cuida su alma y no hay razones para reír; 
a veces, no existen abrazos cálidos, no existen amores destrozados y las emociones llegan a su fin; 
a veces, no hay miradas condenadas, no hay almas inmortales destrozadas y las pulsaciones refrenadas no volverán a resurgir; a veces, los gritos nacen ahogados, no hay sueños imaginados y las ilusiones deciden dimitir; 
a veces, lo más sincero es una mirada, en una noche congelada y sin amagos de sufrir; 
a veces, la lluvia moja una mirada, las luces de un corazón apaga y la ciudad queda mojada con el olor de lluvia de abril.


Pero, a veces, el cielo recupera su fuerza, la vida gana la guerra y las sonrisas vuelven a relucir.

3 comentarios:

  1. Creo que te he dicho miles de veces que eres magia y que cada cosa que escribes llega al corazón de todo aquel que lo lee. Así que no voy a repetirlo. Hoy, si te dijera que me ha encantado me quedaría corta, así que me limitaré a decir que tan solo con leer el título ya me has enamorado.
    No sé como lo haces, pero tampoco me importa. Lo único que sé es que leerte me ha hecho feliz y que, de algún modo, me has hecho sentir unas mariposas inquietas en el estómago hasta que he acabado por romper a llorar.

    Creo que la vida siempre gana la guerra. Siempre. Porque se lo merece y porque mientras existan la magia y el amor, las cosas bonitas, no importará nada. No importará que el cielo se vuelva gris, que las palabras enmudezcan, que la música no suene o que los sueños se tornen pesadillas. No importa porque habrá personas que devuelvan la esperanza con su magia, que regalarán abrazos, que devuelvan miradas de complicidad y arreglan corazones rotos. Personas como tú que hacen felices a personas como yo.

    Enhorabuena Mer. Perfecto.
    No tengo más que decir que gracias, muchas gracias por regalar esto.

    (miaus de vida para ti)

    ResponderEliminar
  2. Hay que sonreir aunque sea en esos oscuros momentos, porque las risas opacan las lagrimas y el sol recubre de una luz tan pura la ciudad. Adore este texto creo que titulo lo describe tan bien, pero al leer el texto te das cuenta de tantas cosas, como aquellos pequeños momentos que hacen que sonrias como si no hubiera otro dia.

    Demoiselle Moore

    ResponderEliminar
  3. (y como bien he clickeado,
    magic.magic.magic)

    crêpes
    rellenos de
    Nutella.

    ResponderEliminar

(leave a light, a light on)