mayo 04, 2017

Matemáticas

En esta ecuación que formula mi cabeza al pensarte,
tú eres la x que se esconde siempre al otro lado del igual.
Que encierra enigmas y que plantea problemas, que despierta interés por descifrarla.
En esta ecuación que formula mi cabeza al pensarte,
yo soy la mente que se enciende y se agita para estudiarte.
Soy las ideas, las suposiciones, las preguntas, los 'por qué'.
Soy el garabato y la maraña de signos y símbolos que danzan en el aire para intentar entenderte.
En esta ecuación que formula mi cabeza al pensarte,
tus ojos son el igual que abre camino a la fórmula.
Que no solo une los dos polos del imán, sino que suaviza el choque.
Que atrae y que anima a pasar al otro lado del enigma, a despejar, a disipar dudas.
En esta ecuación que formula mi cabeza al pensarte,
yo, que soy la mente, te leo y releo tus partes para no errar, para acertar la solución;
y tú, que eres la x, permaneces impasible, inmóvil, intacto.
En esta ecuación que formula mi cabeza al pensarte,
yo soy el lío; tú eres mi equis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(leave a light, a light on)